#2 Pasión por la conducción: Porsche 964

25 Febrero 2017 Entrevistas

Una vez creado el apartado de entrevistas teníamos muy claro que Carlos sería uno de los primeros a los que nos gustaría hacerle unas cuantas preguntas. Él es un fanático de los coches desde muy pequeño. Cualquier excusa es buena para hacer kilómetros como si no hubiese un mañana. Encantado ha accedido a dedicarnos un ratito para que podamos conocer su historia Porsche. Vamos a descubrir un poco sobre su experiencia en la carretera con el Sapo. Así se llama su precioso 964.


Julio de 2013 apareciste por la puerta de nuestras antiguas instalaciones en Passatge Simó. ¿Cómo nos conociste?

Hacía mucho que tenía problemas eléctricos en el 964. Una tarde de curvas dijo basta y decidí buscar una alternativa al taller donde lo llevaba hasta ese momento. Busqué en el foro y las referencias de Valentín Motors me dieron confianza así que decidí acercarme al Passatge Simó. Solucionasteis definitivamente los tortuosos problemas eléctricos.

Estuviste con nosotros en el Circuito de Castellolí. A parte de ese pequeño curso con el equipo de David Bosch, ¿has hecho algún otro curso de conducción? Era el primer curso de conducción segura al que he asistía. La verdad es que después de la instrucción de David Bosch cambia la manera en la que nos subimos a un coche. La actitud es muy diferente. Creo que es algo básico y fundamental que nos deberían enseñar en educación vial y a la hora de sacarnos el permiso de conducir. No entiendo porqué no se hace.

Recientemente asistimos a un curso de conducción sobre nieve y hielo. Un medio que no perdona a la vez que muy divertido y "drifter", siempre de lado! - Nos contesta entre risas.

 

Para nosotros es una actividad muy importante y que siempre recomendamos para perfeccionar la técnica de conducción, obtener una mayor seguridad en carretera y destreza al volante. ¿Para ti el curso ha sido un antes y un después?

¡Por supuesto! En los cursos fuerzan las situaciones para que las aprendas a gestionar de la mejor manera. Experimentas momentos que en la conducción real suponen riesgos muy elevados en un entorno totalmente controlado. De otra manera no sería posible.

¿Qué destacarías de lo aprendido?

Te das cuenta de que conducimos de manera brusca, giramos de más, frenamos innecesariamente y por lo visto con el acelerador tampoco somos demasiado oportunos.

Aprendes que cuanto más fino vas, más rápido y seguro eres. Muchas veces no es sólo cuestión de caballos y frenos grandes.

¿Qué opinas sobre los eventos que organizamos? ¿Cuáles son tus preferidos y por qué?

Creo que es una muy buena manera de compartir tiempo con gente que tiene los mismos gustos, la misma pasión. No tengo preferidos, sobre todo porque siempre hay gastronomía de por medio, mi otra pasión. 

Me gusta mucho cuando hacemos tramos históricos de rally y cómo os trabajáis los roadbooks

¿Quién es tu piloto fetiche?

Uf, con tantas disciplinas en el mundo del motor, hay mucho para elegir!

No solo por los resultados me inspira un piloto. Hay muchas otras facetas del personaje como el carácter, la actitud o la espectacularidad del pilotaje que me aportan cosas. 

Si tengo que mencionar solo a uno que reúne el máximo de aspectos positivos para mi, me quedo con Sebastien Loeb.

Cuando estás en carretera, ¿cuál es para ti el momento de máxima adrenalina?

Si hablamos de adrenalina, sin duda un contra-volante bien largo. También disfruto mucho cuando descubro una carretera nueva, de las que están llenas de cambios de rasante, peraltes y asfalto antiguo.

Tenemos un artículo en el cuál damos unos cuantos consejos antes de realizar recorridos de larga distancia en 911. ¿Haces viajes largos con tu unidad?

Me gusta utilizarlo para todo. Para viajes largos también, siempre y cuando sea por carreteras secundarias y lo pueda disfrutar en su hábitat. Me parece un vehículo muy cómodo para viajar.

¿Lo utilizas a diario?

No, intento que los kilómetros que hagamos sean lo más deportivos posible!


Muchas gracias por atendernos Carlos. Estamos muy contentos de tenerte como cliente. Deseamos compartir muchos otras aventuras contigo y con el precioso 964. El Sapo!